Freitag, 12. Dezember 2014

Zyriab... (14)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, el libro está escrito, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

Y me puedo también imaginar fácilmente que los hijos de Harûn er-Râshid, Al-Amín y Al-Mamûn, enviaron un músico a Córdoba que debía aprender la música zyriabí y traerla a la corte de Bagdad. Y que cuando el músico volvió con las notas apuntadas, Ishâq al-Mawsili no sabía tocarlas - quizás sonreían a escondidas, detrás de su espalda, que hasta el famoso Ishâq estaba delante de un enigma - hasta que el músico viajante le explicó que ahora el 'Ud tenía cinco cuerdas, y él, Ishâq, debía volver a tomar clases de música para aprender a tocar...

* * *

'Dar más que tomar nos vuelve ricos', queridos amigos.

El Petama Proyecto de los Mendigos Felices recibió su primera forma en el verano de hace veinticinco años, en las dunas en el mar del Norte. Un centenar de personas se habían reunidos para estudiar la vida y obra de Hazrat Inayat Khan con sus muchas facetas, llegaron de lejos, de muchos países, Australia, Colombia, Canadá, Italia, Sudáfrica, Francia, Alemania, Rusia, Grecia, Dinamarca, Suecia; tres semanas de estudio intenso, intercambios ricos y una línea precisa que Hazrat Inayat Khan había indicado.

En las pausas del almuerzo había tiempo para conocerse mutuamente. Un joven holandés, Klaas, habló de su deseo más profundo, quiso estudiar, pero no en una de las universidades de aquí, sino en Findhorn, en lo alto de Escocia, su oferta le fascinaba, y podría completar un estudio maravilloso en cinco años.

'¿Qué es que te lo impide?', era mi pregunta. 'El dinero, yo podría pagar la matrícula, ¡pero vivir allí también cuesta!' ¿Cuánto costaría? Había calculado todo precisamente: 'Me lo pasaría con quinientos florines.' '¿Y te faltan?' 'Sí, me faltan.' Eran unos trescientos francos al mes.

El día siguiente retomábamos el hilo de nuevo. 'Hey Klaas, ¿qué te parece? ¿Qué más deberías hacer para volver tu sueño una realidad, excepto el dinero? Imagínate que está, qué más trabajos preparativas deberías hacer? ¡Haz una lista exacta, haz cada paso necesario para ser aceptado en Findhorn! Y imagínate que el dinero está, ¿ok? ¡Mantenemos contacto durante el año, con Email es tan fácil! ¡Tú trabajas de tu lado hacía la meta, y yo de mi lado!'

Era tan sencillo, ¡seguramente yo encontraría tres, cuatro amigos que podrían poner cien francos aparte cada mes! Así regresé al terminar del verano. Después de quizás una semana desde mi regreso alguien me llamó: 'Oye, sabemos que tu llevas contabilidades, somos una pequeña empresa start-up y fundamos una empresa, ¿no nos podrías dar una mano? Sólo deberíamos saber cuánto pides por tu trabajo.' 'Tres cientos francos por mes necesito', era mi respuesta inmediata. '¿Cómo? ¿Sólo esto? Nos hemos informado con un fiduciario, y lo que deberíamos pagarle nos impediría empezar, por eso te he llamado. ¿Estás de acuerdo si te pagamos quinientos por mes, cuando nos harás todos los trabajos y también nos ayudarías a llenar los vacíos en nuestro conocimiento?' Sí, por supuesto lo haré, contestaré seguramente a cada pregunta, así se inició la cuenta Petama de los Mendigos Felices.

Freitag, 5. Dezember 2014

Zyriab... (13)


Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, el libro está escrito, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

Zyriab fundó una escuela de música, que se hizo muy famosa, todavía hoy en Túnez y Marruecos tocan su música - la música andalusí, con sus propias características y estructuras - ¡escuchad una vez, queridos amigos, si queréis!

Las experiencias en Bagdad seguramente le quedaron en su memoria por mucho tiempo, y Zyriab reflexionó a menudo sobre aquélla parálisis que había experimentado allí, con los abasíes; ¿cuales eran las razones que habían conducido a este estado? Así estudió la base del conocimiento de aquél tiempo, tierra-agua-fuego-aire, los cuatro elementos, las cuatro piedras angulares de toda manifestación, las cuatro cuerdas de su laúd. Entre los sabios estos temas fueron discutidos a menudo, y se levantó el discernimiento que los cuatro elementos debían ser nutridos por algo, como se podría describir, un elemento que era requisito previo y base fina de los cuatro, que eran perceptibles con los sentidos. Les costó mucho esfuerzo, pero finalmente lo llamaron elemento éter, nutrimento y fuente de los cuatro elementos. Zyriab sustituyó el plectro de madera con una garra de águila, que sus sonidos puedan volar altos!

Por supuesto, este concepto debía ser evidente en su música, en sus sonidos! Zyriab añadió una quinta cuerda a su laúd, blanca, en el centro, y compuso toda su música en el 'Ud de cinco cuerdas. Así también la atmósfera de aquella noche en Bagdad se había vuelto expresable, cuando tocó maravillosamente, pero casi no podía recordar qué había cantado y tocado. 

Un estado de claridad, de 'perderse', que en sí mismo es música, forma más pura de vivir.

Queridos amigos, Paco de Lucía ha dedicado una de sus composiciones a Zyriab, de acuerdo con la tradición de los Flamencos de extender su entendimiento profundamente en el pasado, encontrando con seguridad clara aquéllos seres humanos quien, como ellos 'llevan música'.

He tropezado con algo más, gracias a Ramón Montilla Maireles, chef de cuisine en las Bodegas Mezquita en Córdoba, y una de sus joyas culinarias es una receta que se llama ziriabí, y que, según la leyenda, Zyriab lo había servido a sus huéspedes. Aquí está:

Ingredientes Ziriabí: 
- 125g de habas secas
- 1 cucharadita de sal gruesa
- 4 cucharaditas de aceite de oliva virgen
- Una bandeja para hornear grande

Elaboración:
- Remojar las habas de 6-8 horas, durante la noche
- Pre-calentar el horno a 180° C
- Escurrir las habas bien enjuagadas, 
ponerlas en una olla y cubrirlas con unos 500ml de agua
- Perforar los granos con un tenedor y llevar a ebullición.
- Dejar hervir enérgicamente durante 8 minutos
- Escurrir de nuevo y dejar que se enfríe.
- Espolvorear con sal y mezclar bien con las manos,
luego añadir el aceite y mezclar de nuevo con las manos.
- Depositar las habas en la bandeja, poner en el horno
para asar durante aproximadamente media hora hasta que estén doradas.
- Dejar enfriar en la bandeja y servir con las bebidas.

Ramón Montilla Maireles, jefe cocina Taberna Gastronómica

Me puedo bien imaginar que Zyriab ha variado esa receta básica según huésped y temporada, quizás con dátiles secadas, cortadas, que ponen un contra-acento, con hojas de menta y canela finamente esparcida... Y la comida entera rondada con un sherbet basado en agua de rosas... mmmhhh....

* * *.

Montag, 1. Dezember 2014

Sea un León por Dentro

Enseñanzas Sufíes Diciembre 2014

...'Desde un león, un ser humano debe convertirse en oveja. En el mundo exterior cada uno es un león, y detrás de cada león hay un león más grande, y una ametralladora lista para devorarlo'...

Tema: No Resistáis al Mal - Sea un León por Dentro

Desde 'Sufi Teachings' - Hazrat Inayat Khan

Freitag, 28. November 2014

Zyriab... (12)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, el libro está escrito, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

La respuesta llegó en la persona de un desconocido que había venido desde lejos como se podía ver de sus vestidos. Era un Omeya, y vino con una carta.

Era una invitación del Califa Abd-er-Rahmân II de Qúrtuba, del Al-Andalus lejano que Zyriab sólo conocía de las historias; el Magreb ya estaba lejos, pero el hecho que musulmanes habían también viajado por el mar hasta Europa y habitaban Al-Andalus, era lo más lejos que un joven de Damasco se podía imaginar.

La carta había sido escrito muy respetuosamente, se refirió a las experiencias de Zyriab en Bagdad, y el Califa de Córdoba lo invitó a vivir a su corte, allí no experimentaría tales rivalidades, recibiría la protección personal del Califa, tendría toda libertad de vivir como le correspondería - Abd-er-Rahmân el Segundo se había informado muy precisamente.

* * *

Así ocurrió, queridos amigos, que Zyriab ha encontrado su lugar en este libro. Dost Chelo, ¡zarpamos, amigo! Muchas de estas informaciones se lo debo a un gran escritor andaluz, Félix Grande, que se murió hace pocos años. Es autor de Memoria del Flamenco, una obra extensa que amamantaba mi sed acerca de la cultura de los Flamencos maravillosamente. Y me deleitó durante mis dos años en Sevilla con muchos artículos que escribió en el Semanal de El País.

Zyriab vivió en Córdoba hasta su muerte en el año 857, y era una figura legendaria, un ser humano despierto en su tiempo florido. El conocimiento de la humanidad entera se abrió, como una flor, y Zyriab participó, se interesó, por astronomía, matemática, geometría, medicina, moda, arquitectura, trajo innovaciones, refinamiento, el juego de ajedrez a Al-Andalus, nuevos peinados, instrucciones que el Califa recibió con ganas:

'Ya no bebéis de estas jarras de peltre, fabricáis contenedores de cristal, bebéis vuestro vino de ellos. No devoréis todo de golpe como los vándalos, seguid una sucesión, sopa o gazpacho primero, luego pez o carne, termináis vuestra comida con un postre, un sherbet, os traerá buena salud. Lleváis ropa de colores ligeros desde Mayo hasta Septiembre, y desde Octubre hasta Abril ropa más oscura y cuero! Tengáis cuidado con vuestra piel, cuidado con la belleza de vuestros cuerpos! Lo que lleváis, refleja como pensáis y sentís!

Freitag, 21. November 2014

Zyriab... (11)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, el libro está escrito, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

La historia de su partida nocturna viajó delante de él, hasta Balkh viajó, a Damasco, a Aleppo, a El Cairo, a Tanger, a Fes, a Kabul fue contada, en Delhi, en Ajmer, en Konya. Aún más legendaria se volvió aquélla noche, ¡rosas, menta y canela!

También Abd-er-Râhman II la escuchó, el Califa de Qúrtuba en Al-Andalus, en la ciudad que hoy conocemos como Córdoba, situada en el Guadalquivir, el Río Grande, que corre a través de Andalucía y desemboca en el Atlántico cerca de Jeréz.

Zyriab mismo se sentía en un estado de ánimo extraño desde aquella noche, un estado que duró mucho tiempo. A veces movía la cabeza como si pudiera así poner en orden sus pensamientos y sentimientos; pero siguieron siendo confusos, por un largo período de tiempo, no sabía resolver el enigma, sólo podía mirar las piezas del mosaico con precisión.

Ahí estaba una impresión: 'La manera en que tocaste tu música aquélla noche, como cantaste, ¡nunca podrás repetir en tu vida entera! Era lo mejor que era posible, ¡tú mismo estuviste música, Abu'l Hasan Alí ibn Nafí, que todos llaman Zyriab, el mirlo negro! ¿Qué es que significa para ti? Ahora estás sentado en tu camello, viajas a través del desierto a casa, ¿qué vas a hacer ahora, dentro de poco tendrás dieciocho años, y lo mejor que jamás podrás hacer ya está detrás de ti? ¡Tu deberías realmente terminar tu vida, aquí y ahora! 

No por desesperación o depresión, ¡sino porque has vivido lo más hermoso, lo más maravilloso, lo más perfecto ya! Una vida que ya ha contenido todo, con tus diecisiete años. ¿Qué más podrá venir? Anhelaba mucho estar de nuevo en su pequeño jardín de rosas, a casa. Habló muy poco en su viaje de regreso a Damasco.


*    *    *

A casa todos sus amigos y parientes quisieron saber cómo le había ido en Bagdad; las historias que habían oído eran una cosa, pero ¿cómo fue para ti, Zyriab? Él los miró a todos con atención, cada rostro individual, tratando de encontrar palabras, ninguna parecía lo suficientemente clara, para que podrían entender. Y así se mantuvo en silencio, probablemente decepcionó a sus amigos y parientes, se retiró al jardín de rosas y se quedó allí, sondeaba y exploraba en su corazón, ¿tenía una respuesta preparada para él?


La mente es en sí una pregunta y también su respuesta;
la respuesta empuja la pregunta a la superficie de la mente.

Vadan - Talas

Llegó en la persona de un desconocido que había venido desde lejos como se podía ver de sus vestidos. Era un Omeya, y vino con una carta.

Freitag, 14. November 2014

Zyriab... (10)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, el libro está escrito, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

Bueno, finalmente era Harûn er-Râshid que de nuevo tenía ganas de 'chlepfen', de abofetearse por su estupidez. ¿Porque era tan desgraciadamente estúpido? Ordenó que Zyriab debía recibir el apartamento más hermoso en el palacio; el hecho que Ishâq no lo había recibido le parecía un carta que afortunadamente nunca había jugado anteriormente. Derramaba regalos sobre el joven Zyriab, vestidos de honor, oro, ¡tan profundamente agradecido!

¡Él debería haber sabido mejor! ¡Y de nuevo le daba ganas de abofetearse! Pasaron quizás dos semanas, y el joven Zyriab de repente ya no estaba, ¡sencillamente desapareció, sin dejar rastro!!! '¿Qué he hecho yo?' gritó y deambuló por los pasillos del palacio, preguntando a sus cortesanos que huyeron tan pronto como lo vieron acercarse, temían por sus cabezas.

El soberano de los creyentes nunca lo supo, los cortesanos sabían bien lo que había pasado. El joven Zyriab, tan inesperadamente arrojado a este entorno extraño, siempre se había maravillado: '¿Porqué vestidos de honor, porqué este apartamento, porqué oro? Sólo puedo recordar la fragancia de rosas, y el hecho que no me acuerdo de lo que he tocado y cantado, ¡la noche había pasado tan rápidamente, nadie la había grabado en vídeo! 

A veces Zyriab paseaba por la ciudad, de nuevo grupos se juntaron, señalaban con el dedo hacía él, murmuraban entre ellos. Y, a veces, cuando su mirada se dirigía hacía las fachadas, de nuevo vió como se cerraron cortinas, caras que desaparecieron, como atrapadas.

Y una mañana, un desconocido deslizó una carta debajo de su puerta. Zyriab la abrió, y así se enteró de lo que se trataba: '¡Si te quedas aquí un mes más, estarás muerto!'

*                     *                    *



...Sheherazâd percibió que llegó la madrugada y se paró en su discurso. Pero cuando cayó la doscientos y octogésima segunda noche, continuó:

'He sido informado, oh Feliz Rey, que Zyriab zarpó esa misma noche. Le era fácil de dejar Bagdad, empaquetó sus cuerdas de reserva y su laúd y se incorporó a la caravana más próxima, a casa....

La historia de su partida nocturna viajó delante de él, hasta Balkh viajó, a Damasco, a Aleppo, a El Cairo, a Tanger, a Fes, a Kabul fue contada, en Delhi, en Ajmer, en Konya. Aún más legendaria se volvió aquélla noche, ¡rosas, menta y canela!

Freitag, 7. November 2014

Zyriab... (9)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

La mañana después quedó inolvidable para Harûn er-Râshid en todo el año que le quedó de vida, se había inscrito profundamente en su memoria, con llamas ardientes. Hubiera podido 'chlepfen', cuando pensaba en ella; la gente de Berna a veces tienen las palabras perfectamente adecuadas. Hubiera podido darse una bofetada a sí mismo!

Llamó a Ishâq y Al-Hadi, y quiso oír su opinión sobre lo que habían escuchado la noche anterior. Ambos habían vuelto a casa profundamente impresionados, y cuando estaban delante del soberano de los creyentes, estallaron: 'El chico toca exactamente como he siempre dicho, ¡música hermosamente verdadera! Harûn er-Râshid estaba aturdido. '¿Qué habéis dicho?' Y los dos repetían, como si fueran gemelos: '¡Sí, sí, sí, así debe sonar Música Verdadera!'

En un cierto momento cayó el dinar, o el centavo, en los dos. Habían confesado al soberano de los creyentes, que sus disputas sencillamente las tenían para esconder el hecho que no sabían nada de nada. ¡Gran bateo de espumas, y todos se lo habían comido!'

* * *

Bueno, finalmente era Harûn er-Râshid que de nuevo tenía ganas de 'chlepfen', de abofetearse por su estupidez. ¿Porque era tan desgraciadamente estúpido? Ordenó que Zyriab debía recibir el apartamento más hermoso en el palacio; el hecho que Ishâq no lo había recibido le parecía un carta que afortunadamente nunca había jugado anteriormente. Derramaba regalos sobre el joven Zyriab, vestidos de honor, oro, ¡tan profundamente agradecido!

¡Él debería haber sabido mejor! ¡Y de nuevo le daba ganas de abofetearse! Pasaron quizás dos semanas, y el joven Zyriab de repente ya no estaba, ¡sencillamente desapareció, sin dejar rastro!!! '¿Qué he hecho yo?' gritó y deambuló por los pasillos del palacio, preguntando a sus cortesanos que huyeron tan pronto como lo vieron acercarse, temían por sus cabezas.

Freitag, 31. Oktober 2014

Zyriab...(8)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

Zyriab (8)

¿Cómo sucedió que de repente Zyriab tuvo la sensación de que estaba sentado en este pequeño jardín de rosas? No lo sabía, se limitó a sonreír y estaba feliz. Estaba simplemente en casa, cantó lo que estaba en su lengua y tocó lo que le saltaba del corazón. Nunca se hubiera imaginado de poder sentirse tan a gusto en este lugar extraño. Pero así era, y así cantó por lo menos dos horas, la música sencillamente volaba hacía él, y sólo tenía que tocarla, hizo sólo lo que más le gustaba, en su casa.

A veces miraba a su alrededor, estudió las caras, le parecían todos bien conocidos, íntimos, su expresión, sus suspiros, sus pequeños gritos murmurados. Gül Baba estaba allí, el Padre de las Rosas, suavemente, casi inaudible, caminó entre las filas, miró a un oyente con suave intensidad, bendijo una anciana, lágrimas de alegría corrían por sus mejillas, tocó la cabeza de un niño pequeño. Zyriab y Gül Baba hicieron lo mismo, cada uno a su manera - ishq allah mahbud líllah.

Nadie se dio cuenta de cómo pasó el tiempo. Cerca del terminar de la noche se abrió una puerta en el fondo de la sala, y con el mismo ritmo suave de andar entró un hombre barbudo, de rasgos delicados, llevaba un turbante verde y una larga túnica verde. 

Y pareció que con su aparecer dos nuevas fragancias se unieron al aroma flotando de rosas, menta y canela.

* * *

La mañana después quedó inolvidable para Harûn er-Râshid en todo el año que le quedó de vida, se había inscrito profundamente en su memoria, con llamas ardientes. Hubiera podido 'chlepfen', cuando pensaba en ella; la gente de Berna a veces tienen las palabras perfectamente adecuadas. Hubiera podido darse una bofetada a sí mismo!

Donnerstag, 30. Oktober 2014

El Dulce Pacificador

Enseñanzas Sufíes Noviembre 2014

...'Igual que para cada enfermedad hay un remedio, así para cada desastre hay una reconstrucción ¿Qué es la salud? Salud es orden. ¿Y qué es orden? Orden es música'...

Tema: Salud de Cuerpo y Mente - El Dulce Pacificador

Desde 'Sufi Teachings' - Hazrat Inayat Khan

Freitag, 24. Oktober 2014

Zyriab... (7)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

Zyriab (7)

Bueno, queridos amigos, la noche por la que Zyriab había viajado a Bagdad, ¿como la puedo describir? Una noche de rosas, de menta y canela. No era una noche de disputa, pero su historia corrió aún más rápidamente por el Oriente entero.

Anteriormente Zyriab había solo conocido los pequeños círculos íntimos en que cantores, instrumentistas y oyentes se reunieron; se conocieron todos, esperaban la noche de reunión con ilusión, con alegría, por la semana entera, y todos participaron, con sus suspiros escuchando, con sus pequeños gritos '¡Allah!', cuando un cantor o músico captó los sentimientos de la noche. Cuando en el laúd se presentaron las notas y la estructura del maqam, el auditorio escuchó atentamente, se sintonizó, se abrió como una flor, y el cantor se sentía 'en casa', 'a gusto' cuando entró con su canto.

Aunque era un ambiente extraño en Bagdad en la gran sala del palacio, con todos los dignatarios presentes, el Califa en su trono, los expertos en las primeras filas, un mogollón de palaciegos y curiosos. Cuando Harûn er-Râshid invitaba al joven de presentar su arte, algo muy hermoso pasó con el joven Zyriab. Mientras afinaba su laúd, su mirada flotó por la sala, estudió con alegría todas esas caras curiosas llenas de expectación; y por su gran sorpresa Zyriab percibió de repente, claramente, un aroma muy fino en su nariz, era la fragancia de rosas, y pareció, muy suavemente, flotar por la sala de fiesta.

El aroma le recordó su lugar favorito en Damasco, donde las composiciones más hermosas fueron creadas; era una rosaleda solitaria, cerca de un arroyuelo que suavemente murmulló, al pie de una colina. Allí estaba Zyriab con frecuencia, sólo, y allí todas esas melodías parecían volar hacía él.

¿Cómo sucedió que de repente tuvo la sensación de que estaba sentado en este pequeño jardín de rosas? No lo sabía, se limitó a sonreír y estaba feliz. Estaba simplemente en casa, cantó lo que estaba en su lengua y tocó lo que le saltaba del corazón. Nunca se hubiera imaginado de poder sentirse tan a gusto en este lugar extraño. Pero así era, y así cantó por lo menos dos horas, la música sencillamente volaba hacía él, y sólo tenía que tocarla, hizo sólo lo que más le gustaba, en su casa.'

Freitag, 17. Oktober 2014

Zyriab... (6)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

Zyriab (6)

Llegó el día en que un comerciante regresó de Damasco y contó que había vivido una noche maravillosa de canciones y poemas; había un joven, casi negro de piel, apenas diecisiete años de edad; y él, el comerciante, nunca había escuchado algo tan hermoso. El joven se llamó Abu'l Hasan Alí ibn Nafí, pero todos lo llamaron Zyriab, el pájaro negro, un mirlo que canta desde su más profundo sentimiento.

Al soberano de los creyentes le pareció que si su deseo hubiera viajado a los cielos más altos y ahora derramarían un aguacero de felicidad sobre él, ¡palabras de la boca de un simple comerciante! '¡Traedmelo, este Zyriab!'

Qué inmensa debía ser la desesperación de Harûn er-Rashîd quien metió toda su esperanza en un músico joven desconocido, del que solo sabía el nombre, nunca vista, nunca escuchado...

Y así el joven Zyriab zarpó, acompañado por un delegado de Bagdad, desde Siria al Iraq, zarpó verdaderamente, en aquéllos tiempos nadie clicó en unos portales web, para filtrar el vuelo más barato, no había check-in tres horas más tarde, y otras dos horas, y estabas en el centro de Bagdad.... Así no era, era una partida verdadera, sin retorno, de muchas maneras. Zyriab buscó probablemente un comerciante que financiaba y agrupaba una caravana, en medio de desconocidos que se asociaban, y era casi una regla cotidiana que tales caravanas eran atacadas y saqueadas por salteadores de camino.

El delegado de Bagdad había asumido todos los costos del viaje y le había dado cincuenta dinares 'para sus gastos'. ¿Gastos? Zyriab tenía todo, cuerdas de reserva para su laúd, y la comida era comprendida en los gastos de viaje.

De todas formas, Zyriab estaba muy consciente de que eran solo su voz y su laúd que le habían abierto el camino por Bagdad, y probablemente se preguntó porque había recibido esa invitación, y como lo recibirían. Realmente no entendió lo que pasó aquí, sencillamente amó la oportunidad de poder cantar, de poder tocar, de expresar lo que dormitaba en su interior; y porque expresó lo que dormitaba esto empezó a moverse, a extenderse, a madurar, más agudamente, más profundamente, más claramente, esto era que amaba; aprender a escuchar mejor y más profundamente, y de maravillarse cuánta riqueza el aprender a escuchar sacaba a luz; para él era la fiesta más hermosa, cada día se volvió festivo así, si llovía o si brillaba el sol, si vagaba por el desierto o caminaba en la ciudad entre bullicios y empujones de la multitud. Esto era que conocía, era su vida - y a menudo le pareció extraño que los seres humanos alrededor de él no hicieron lo mismo, incomprehensible para él, era tan natural como respirar, como los chirridos de los gorriones en un arbusto...

* * *

Después de unas semanas llegaron probablemente a Bagdad; Zyriab vio a gente que se acercaba, en grupos se juntaron, señalaron con el dedo hacía él y susurraban entre sí. De nuevo, ¡qué raro! Cuando se acercaron al palacio algo llamó su atención; alguien se había asomado detrás de una cortina; al momento que volvió su cara hacía el desconocido, la ventana se cerró de golpe.


'¿Qué pasa con esta gente?' preguntó Zyriab al comerciante que había viajado por muchos países. '¿Están enfermos, qué les pasa? ¡Parecen tan desconfiados!' El comerciante sonrió suavemente. 'Chico' pensó por sí, probablemente, 'aún sabes muy poco del mundo, ¡que aprendas a conocer ad-dunyā sin perder tus mejores talentos!'

Freitag, 10. Oktober 2014

Zyriab... (5)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

Zyriab (5)

Muchas horas pasó Harûn er-Râshid reflexionando como pudiera superar esta parada. Mil pensamientos vinieron, mil pensamientos se iban. Si sólo pudiera traer a la corte los tantos seres humanos sencillos y su musicalidad natural, su vitalidad - y él pusiera los dos gallos peleadores en dos taburetes, sus caras frente a la audiencia - y detrás de sus espaldas estos seres humanos cantarían, también mirando la audiencia; el público pudiera ver a los tres, ¡pero Ishâq y Al-Hadi solo pudieran oir su voz!!! ¡Así funcionaría!

Pero luego descartó la idea otra vez, finalmente y de nuevo no se trataría de la música que quiso. Éstos golpearían un zumbador o soplarían en una trompeta, en medio de la canción, y esta historia correría aún más velozmente su ronda - ¡ahora Harûn er-Râshid ha salido definitivamente de sus buenos sentidos! ¿Habéis oído?

¿Porque era organizado de esa manera? Él, cuyo poder y influencia eran casi ilimitados, se sentía completamente sin recursos ante el hecho que cuando la gente no quiso escuchar, quiso entender, por su propio libre impulso, para luego derivar sus acciones; cuando se quedaron sordos y mudos ante la belleza, entonces su reino entero se quedó hundido, cayó a pedazos ¿Por qué?

No había salida, él sería condenado a seguir pagando a estos grandes bocas su vida disipada, apartamento, ropa, sueldos munificentes para sus docencias, y cada un de sus alumnos pertenecería a una o la otra fracción, ¡seguiría dando vueltas a la misma lira! 

* * *

Llegó el día en que un comerciante regresó de Damasco y contó que había vivido una noche maravillosa de canciones y poemas; había un joven, casi negro de piel, apenas diecisiete años de edad; y él, el comerciante, nunca había escuchado algo tan hermoso. El joven se llamó Abu'l Hasan Alí ibn Nafí, pero todos lo llamaron Zyriab, el pájaro negro, un mirlo que canta desde su más profundo sentimiento.

Freitag, 3. Oktober 2014

Zyriab...(4)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!

Zyriab (4)

Era una noche de disputa, así quedó en la memoria, y en todos los rincones del Oriente se contó esa historia, viajó hasta Balkh, a Damasco, a Aleppo, a El Cairo, a Tanger, a Fes, a Kabul fue contada, en Delhi, en Ajmer, en Konya.

... Sheherazâd percibió que llegó la madrugada y se paró en su discurso. Su hermana Dinazâd tomó la palabra y dijo: 'Qué cautivadora y encantadora es esa historia maravillosa, querida hermana; tanto me gustaría escuchar como continuará, ¡pero ahora llega la mañana!' 'Sí', dijo Sheherazâd, 'es llena de maravillas. Pero si tu podrás escucharla hasta su fin, no está en mis manos, está en la generosidad de nuestro Feliz Rey Sherihâr, quien, si le podrá complacer, me dejará vivir un día más'. El rey escondió su emoción, se sobresaltó como despertando de un sueño y dijo: 'Te concederé un día más'. Sheherazâd era profundamente conmovida, se inclinó con gran amor y gratitud y dijo: 'O Feliz Rey, hay esperanza que el secreto en los versos del poeta se revelarán a nosotros:

'Dí a quien lleva pena, que las penas nunca duran;
Cómo la alegría se desvanece, también el luto se irá.'

Cuando cayó la doscientos y octogésima primera noche, Sheherazâd continuó:

La historia de esa disputa en la corte de Harûn er-Râshid viajó a la velocidad del viento por todos los países, y en todas partes se discutió el tema, ¿qué es que es verdadero? ¿La antigua, verdadera música genuina que lleva la verdad de siglos, o la nueva, fresca fuerza creadora de cada nueva generación? Cuando un comerciante callejeaba por los souks al atardecer, donde hombres estaban sentados en círculos, fumando su narguile y bebiendo té, no tardó mucho y vio como la ronda se dividió en dos grupos, los unos aquí, los otros allá, y cada uno se sentía en su derecho. Por dondequiera que estaba el comerciante de viajes. Y siempre, al final, Harûn er-Râshid estaba en el centro del interés, el soberano de los creyentes. ¿Qué pensaba de esto, cual era su opinión?

Ahí de nuevo estaba una razón que el soberano de los creyentes no encontró su sueño, no quiso encontrar su sueño. '¿Cual será mi opinion?' galopaban furiosamente sus pensamientos, arrojaban relámpagos y nubes oscuras. ¡Las dos necesito! ¡No una contra la otra! Mi reino está parado, paralizado, y yo, por encima estoy financiando ese circo entero, ambos lados están aquí, con sus poemas y canciones mediocres, y cada uno quiere sacar una ventaja, de cada uno de mis gestos, de cada tic en mi cara quieren derivar que son ellos mis favoritos, no aquéllos del otro campamento.

Cuánto alivio sentía de tener a su visir, esté podía transformarse en una cigüeña y lo podía llevar, incógnito; así por unas horas podían disfrutar la compañía, la honestad de la gente sencilla, una bendición que anhelaba cada vez más - ¡este visir era de igual clase que el fiel esclavo Ayaz!

Mittwoch, 1. Oktober 2014

En Forma Humana

Enseñanzas Sufíes Octubre 2014

...'Lo primero que Shams-i-Tabrizi hizo en la presencia de Mevlânâ era echar sus manuscritos en una fuente. Rumi lo miró extrañado, por qué tirar toda esa sabiduría, y le preguntó: ¿Por Qué?'... 

Tema: El Efecto de la Oración - in Forma Humana

Desde 'In an Eastern Rosegarden' - Hazrat Inayat Khan

Freitag, 26. September 2014

Zyriab...(3)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!



Zyriab (3)

Ishâq al-Mawsili era la personalidad sobresaliente de la noche, como siempre. Era experto en dar largas para el publico, pasando la medianoche, sus rivales ya habían gastado su polvo, cuando hizo subir al escenario un esclavo que anunció: 'Ishâq ha compuesto una nueva canción, y mi venerada Fátima, vosotros la conocéis, aquélla que me había desdeñado y rechazado por más de un año, ella me abrió su puerta cuando le canté la canción; que Ishâq me perdone de haber escuchado a escondidas debajo de su ventana y haber aprendido su canción de memoria, yo, con mi voz, que de lejos no llega a la claridad cristalina de la de Ishâq, que es la única que vale esa canción. Pero, a pesar de todo, ¡mi adorada Fátima me abrió su puerta!'

Maravillosamente escenificado, y todos estaban a los pies de Ishâq, ¡qué banda! Naturalmente le picó a Al-Hadi, y cuando Ishâq había sido cubierto de alabanza y admiración, ya eran las dos de la madrugada, ese Al-Hadi sin cabeza preguntó, con voz alta que todos podían oír: 'Ishâq al-Mawsili, ¿cuales son las cualidades que singularizan la Música Verdadera? ¿No es aquélla capacidad maravillosa que cada generación crea algo perfectamente nuevo, y, por lo tanto, también la música elabora un lenguaje nuevo con cada generación? Esto es la Música Verdadera, ¿qué te parece, Ishâq?

Era tan asqueroso, tan alevoso, que Harûn er-Râshid, aunque no quiso, debía sonreír un poco. Era una picadura de escorpión puesta perfectamente, Al-Hadi solo debía esperar hasta que el veneno haría efecto. Ishâq al-Mawsili, como sabían todos los presentes, no tenía nada que ver con esos firuletes modernos, para él la música era una de las pocas cosas, aparte del Sagrado Corán y los Hadiths, los comentarios recogidos del profeta Mahoma, que paz sea con él, en las que uno se podía fiar a través de los siglos, la pura, buena, justa Música Verdadera solo podía ser aquélla que ha sido transmitida autentica- y puramente como en su origen había sido creada, de maestro a discípulo, con la humildad necesaria de parte del discípulo y la conciencia de responsabilidad de parte del maestro.

Era una noche de disputa, así quedó en la memoria, y en todos los rincones del Oriente se contó esa historia, viajó hasta Balkh, a Damasco, a Aleppo, a El Cairo, a Tanger, a Fes, a Kabul fue contada, en Delhi, en Ajmer, en Konya.

Freitag, 19. September 2014

Zyriab...(2)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!


Zyriab (2)

...¡El Califa había sobrevivido otra noche!

¡Era sólo una gota de agua derramada sobre una piedra caliente en el desierto! Lo que era el problema verdadero, lo sabía más que bien. La cultura en la corte de Bagdad se había estancada, ¡y él, Harûn er-Râshid, Aarón el Justo, financiaba toda esa tontería! Estaba ese Ishâq al-Mawsili que se había hecho un nombre como profesor de música, poeta, cantante, que magistralmente tocó el 'Ud, el laúd, que entonces tenía cuatro cuerdas, tierra, agua, fuego, aire, los cuatro elementos, las cuatro cuerdas, cada una con su propio color. Y en el país entero se repitieron esas discusiones eternas, siempre iguales, no solo en su país, sino que esa discusión se había extendido por todos los territorios del Oriente, cada uno repitió lo que había escuchado, esto era el vil, y todo era conectado con su nombre, el famoso Harûn er-Râshid, el soberano de los creyentes.

De hecho él no tenía nada que ver con esto, ¡era su hermano Al-Hadi, que le había jugado esa mala pasada, el desgraciado! Al-Hadi también tenía un poco de talento musical, y así su hermano quiso darle una buena vergüenza a ese Ishâq, en pleno público. Era una de esas noches de suntuosidad que debería probar la supremacía de Bagdad en el Oriente, estaban poetas, filósofos, músicos, gentilhombres en toda la sala, y cada uno presentó su arte, se orquestaban discusiones, rituales bien conocidos.

Ishâq al-Mawsili era la personalidad sobresaliente de la noche, como siempre. Era experto en dar largas para el publico, pasando la medianoche, sus rivales ya habían gastado su polvo, cuando hizo subir al escenario un esclavo que anunció: 'Ishâq ha compuesto una nueva canción, y mi venerada Fátima, vosotros la conocéis, aquélla que me había desdeñado y rechazado por más de un año, ella me abrió su puerta cuando le canté la canción; que Ishâq me perdone de haber escuchado a escondidas debajo de su ventana y haber aprendido su canción de memoria, yo, con mi voz, que de lejos no llega a la claridad cristalina de la de Ishâq, que es la única que vale esa canción. Pero, a pesar de todo, ¡mi adorada Fátima me abrió su puerta!'

Freitag, 12. September 2014

Zyriab...(1)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!


Zyriab (1)

...Sheherazâd percibió que llegó la madrugada y se paró en su discurso. Pero cuando cayó la doscientos y octogésima noche, continuó:

'He sido informado, oh Feliz Rey, que Harûn er-Râshid, el soberano de los creyentes en Bagdad, era el año 808 en el calendario del Occidente, en el nuestro el año 193, que Harûn er-Râshid era inquieto, daba vueltas en su cama; no podía dormir, se sentía todo menos que un soberano. Estaba tan harto con sus cortesanos, tenía miedo que soñaría con ellos, este ejército de admiradores, dulces habladores que calculaban su admiración tan precisa- y sutilmente que le daba muchas ganas de escapar de su palacio en Bagdad, fuera, al desierto, sólo, un saco de patatas echado por encima sería suficiente como vestido, ¡más que suficiente! No quiso quedarse dormido antes de que estaba seguro que se despertaría nuevo y fresco de esa pesadilla de su vida cotidiana.

Y así tiró la cuerda de la campanilla, y no pasó un minuto hasta que uno de éstos estaba delante de él, se inclinó en una profunda reverencia y le preguntó acerca de sus deseos. '¿Mis deseos?' gritó al esclavo. '¿Tu crees que puedes ni remotamente captar mis deseos verdaderos?' Temblando el esclavo se inclinó aún más, dijo nada más y contempló los dedos de sus pies que asomaron de las sandalias. '¡Tráeme este Ishâq al-Mawsili, este sinvergüenza de Mosul, ahora mismo!' Con un centenar de inclinaciones, caminando atrás, el esclavo escapó del dormitorio del soberano de los creyentes tan rápido como pudo, casi hubiera derribado un florero, y salió con un suspiro de alivio.

Harûn er-Râshid no sabía como aguantar seguir viviendo en su propia piel, iba y volvía con inquietud; finalmente oyó como alguien se acercaba, escuchó y, poco después, oyó el sonido del laúd, reconoció la voz de Ishâq que cantó una de las canciones populares:

'Serpientes salen del huevo bajo el trono,
y escorpiones se reproducen debajo de la corona'

El soberano de los creyentes suspiró profundamente, aliviado al oír palabras que correspondían tan exactamente a su situación. Así fue ya medio camino reconciliado cuando Ishâq entró y le entretuvo con antiguos ghazals, los poemas y canciones que eran tan populares entre el pueblo. Así empezó a sentirse mejor y no se molestó cuando Ishâq, cuando llegó la madrugada, se quedó parado y esperaba lo que era parte del ritual. Harûn er-Râshid daba unas palmadas, y llegó un esclavo que trajo una pequeña caja llena de monedas de oro para Isaac de Mosul y un nuevo vestido bordado como signo de gratitud. ¡El Califa había sobrevivido otra noche!

Donnerstag, 11. September 2014

Tu dolor sobre lo que perdiste


Tu dolor sobre lo que perdiste
levanta un espejo a la altura
donde trabajas tan valiosamente.

Te preparas para lo peor, miras,
y, al contrario, encuentras la cara más alegre
que has esperado ver.

Tu mano se abre y se cierra, se abre y se cierra;
si fuera siempre un puño, o siempre abierta,
serías paralizado.

Tu AHORA más hermoso está en cada
contracción y apertura,
tan magníficamente equilibrado y coordinado
como las alas de un águila.

Mevlânâ Jelaluddin Rumi

Freitag, 5. September 2014

Huellas en el Barrio Santa Cruz de Sevilla... (5)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!


Huellas en el Barrio Santa Cruz de Sevilla (5)

Unos cincuenta hombres llevan este paso pesado por la ciudad, caminan apretados, escondidos debajo el manto bordado en oro que envuelve la estructura de soporte, empapados de sudor, uno detrás del otro, un honor de llevar la Virgen, cada uno lleva una corona de tela en su cabeza que ayuda a aguantar el peso. En breves pausas los portadores son reemplazados. Cada barrio tiene su paso, y la ruta es elegida de manera que las varias imágenes se encuentran en el curso de la noche, un flujo ordenado, detrás de la Macarena viene la estatua de Jesús del Gran Poder.

Por supuesto las imágenes cuentan las experiencias de aquella semana de hace más de dos mil años, romanos con uniformes brillantes y corazas, tambores y fanfarrias, marchas impresionantes que resuenan de noche en las calles. Pero la Macarena es diferente, los portadores del paso practican durante muchas semanas. Cuando la Macarena se acerca, a través de la multitud que borbota, se ve de lejos que es muy diferente - los hombres caminan en un ritmo de tres por la ciudad - un, dos, tres, un, dos, tres, y la hacen parecer como si fuera bailando, la joven madre de Dios, por encima del sufrimiento, y ella provoca tormentas de aplausos, '¡Viva la Macarena, guapa, guapa y guapa!' 

Y los seres humanos tocan las palmas, cantan su júbilo, la victoria del amor sobre la pena, Taka taka taka, Taka taka taka, ¡Olé!

Vale la pena venir al mundo, querido amigo; aunque podrás quizás experimentar esto solo una vez, ¡vale mucho la pena!

Pero antes de reservar el hotel más barato y el paquete de viaje con un solo clic, tal vez camina tres veces más rondando el templo, primero, querido amigo. ¿Estás seguro que es tu mejor cualidad que te falta? Hay un momento adecuado para esto. También puede darse que lo encuentras, y luego, al momento que has vuelto a tu casa, te das cuenta que era el momento adecuado. Ser humano es sencillo, en realidad, solo tenemos que dejar de querer - saltar por encima de nosotros mismos.

...No corras. Ve despacio, donde vas es a ti mismo;
tu pequeño yo, recién nacido eterno, no te puede seguir...

Sonntag, 31. August 2014

Caminando sobre el Agua

Enseñanzas Sufíes de Septiembre 2014

... '¿Donde está el Barco?'
A ninguna circunstancia en nuestra vida, ni siquiera a amigos y asesores, ni a nuestra razón ni a nuestra duda deberíamos permitir estropear la realización de nuestros pensamientos. Es a través de esa cosa, de la fe, es por esa única cosa: fe.

Tema: Fe, Caminando sobre el agua, Fe

Desde 'In an Eastern Rosegarden' - Hazrat Inayat Khan

Freitag, 29. August 2014

Huellas en el Barrio Santa Cruz de Sevilla (4)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!


Huellas en el Barrio Santa Cruz de Sevilla (4)

Mañana empieza la Semana Santa, la semana antes de Pascuas, en Sevilla es la semana más intensa del año, las procesiones nocturnas por la ciudad son impresionantes - los flamencos cantan una forma especial de cantes, creados sólo para esta semana - cantan la pena de María, cuando ve como la multitud enfurecida trata a su hijo querido. De los balcones cantan las saetas, sólo su voz, sin acompañamiento, y los pasos con las figuras de Cristo y María se paran hasta que las voces se desvanecen... La Macarena es una de las estatuas más queridas por los sevillanos, un paso pesa más de dos toneladas, las obras de arte provienen del siglo XVI - si queréis, dais un vistazo en Wikipedia lo que se ha creado alrededor de este sencillo lema: ¡Yo soy la verdad y Esperanza Nuestra, Salve! Esto es la cultura de una ciudad en que me siento maravillosamente en casa, aunque no he estado allí por mucho tiempo.

Esto también tiene que ver con Dost Chelo. Y si tú, querido amigo, reconoces algo en este contexto en ti mismo, y si por acaso llegarías a pensar: 'Cuando leo esto, me doy cuenta que por muchos años no he llorado, no sé ni siquiera si yo fuera capaz de llorar'; entonces tal vez reserva un viaje a Sevilla, para la Semana Santa (los hoteles están todos llenos). Quizás re-encontrarías algo, una forma de ser purificado, una forma de crecer en tu ser humano, una forma de adehesar, cuando reconoces tu capacidad de llorar como tu mejor cualidad que has perdido. ¡Explora, si quieres, querido amigo!

La condición no es pertenecer a una religión, o de querer 'creer' algo. Solo se trata de lo que nos hace humanos. No he tenido intención de introducir este aspecto también en el libro, pero resulta que estoy trabajando y hoy empieza la Semana Santa.

Unos cincuenta hombres llevan este paso pesado por la ciudad, caminan apretados, escondidos debajo el manto bordado en oro que envuelve la estructura de soporte, empapados de sudor, uno detrás del otro, un honor de llevar la Virgen, cada uno lleva una corona de tela en su cabeza que ayuda a aguantar el peso. En breves pausas los portadores son reemplazados. Cada barrio tiene su paso, y la ruta es elegida de manera que las varias imágenes se encuentran en el curso de la noche, un flujo ordenado, detrás de la Macarena viene la estatua de Jesús del Gran Poder.

Samstag, 23. August 2014

Huellas en el Barrio Santa Cruz de Sevilla... (3)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!


Huellas en el Barrio Santa Cruz de Sevilla (3)

El contexto en que vivimos: Hace un par de semanas he comprado un nuevo laptop, un HP Probook, última generación, para que mi instrumento de trabajo ya no se sofoque con las grandes cantidades de datos musicales o de los vídeos, cuando trabajo en las composiciones. Una maravilla como trabaja, pero solo después de que un joven especialista había corregido mis errores iniciales. En un cierto momento apareció la noticia: '¿No quiere usted utilizar 'encrypting security'?' Y yo pensé, sí, porque no, suena muy seguro, especialmente en nuestros tiempos. Con cada puesta en marcha la máquina empezó a traquetear, y trabajó, y trabajó, sin que se moviera algo en la pantalla - después de más de media hora finalmente pude comprobar si había llegado correo, cuántos emails estaban para ser contestados. Así la dí en las manos del joven especialista que me dio las informaciones necesarias: 'Está codificando el disco duro entero, por eso tarda tanta, cada entrada es codificada, ¿quiere esto de verdad?'

¡Si yo hubiera sabido! Que no, naturalmente no, utilizo mi PC para entradas tan revolucionarias en mi calendario como '¡En compras - no olvidar el yogur de frambuesas!' Y así pregunté al joven si no podría re-establecer el estado original del laptop, tal como lo conozco. Eso hizo, ¡la computadora trabajó tres días enteros para descodificar el disco duro!!!

'Para dos por ciento del disco duro necesita una hora para descodificar', me dijo el especialista. Y así el nuevo laptop siguió traqueteando cincuenta horas más para volver al estado original.

Bueno, ¡así vivimos! Con las varias brechas o programas espías - OpenSSL, como sabemos ahora, habrá seguramente un profesional del NSA que gastará tantos esfuerzos para descodificar mis entradas, una hora quizás para luego entender: ¡No olvidar el yogur de frambuesas!'

Su honor profesional no le permitirá pensar que se trata de verdad de yogur de frambuesas - para legitimar su actividad, querrá por lo menos sospechar cual de las claves se esconde en esa frase, a qué grupo conspirador se podría dirigir... nuestro contexto. Desde que sé de esas cosas, escribo mis mails con más cuidado, así que con cada mail uno de estos empleados podrán por lo menos aprender algo.

Siempre y todavía Siria - trescientos cincuenta seres humanos han muerto en un día, en Aleppo, a causa de una bomba de barril en medio del barrio, en el mercado del pueblo. Ocurre, y nadie piensa a terminar esto, ambas partes están decididos de sencillamente continuar con lo que están haciendo, se han acostumbrado; aquéllos que están decididos de continuar, tienen su capacidad para la perspicacia a distancia - también nuestro contexto.


Olas, ¿por qué viene el viento 
y luego se aleja de nuevo de vosotros?
- Viene para despertarnos; y nos deja
para resolver el problema entre nosotros.

Vadan - Tanas

Freitag, 15. August 2014

Huellas en el Barrio Santa Cruz de Sevilla...(2)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!


Huellas en el Barrio Santa Cruz de Sevilla (2)

De verdad, hacía frío, en la chaqueta de lana fina yo estaba tiritando, sentado en la décima fila. Me daba pena el guitarrista que estaba en su silla de rafia con el respaldo alto tratando de frotarse las manos.  Hubo homenajes, discursos, se alargaron. Antonio Mairena mismo no podía participar, estaba enfermo, y así los dignatarios homenajearon a un ausente; nadie se calentó con lo que hizo, dar un discurso, tocar la guitarra, cantar, escuchar, estar sentado en las sillas estrechas... De eso nada puede brotar que te captaría, me pregunté si hubiera un descanso que me daría la posibilidad de marcharme a casa.

El Chocolate subió al escenario, Antonio Nuñez Montoya, se sentó, olfateó la atmósfera, se frotó las manos, intentó dar lo mejor, un gitano, invitado por los dignatarios; le habían prometido una suma, naturalmente, Pulpón, el empresario, había movido sus peones. Y así el Chocolate intentó alentar a su guitarrista que también se frotó las manos para prepararse; con reverencia miró al cantante, afinó la guitarra otra vez, preguntó donde debía poner la cejilla, '¿en el dos o en el cinco?'

Dos jóvenes a la extrema derecha de la primera fila estaban inquietos, se echaron p'atrás y p'alante, hablaron entre sí, excitados. ¡De eso no resultará nada bueno! Venían de un pueblo cercano, quizás Alcor, o Utrera, o Lebrija, jornaleros jóvenes que durante los tres meses de cosecha tienen un empleo con el propietario de la finca, y por el resto del año intentan sobrevivir de una manera u otra; vienen a la fragua del pueblo por la tarde, para mirar la televisión, para beber una cerveza en una mesa, el propietario del bar echa aserrín en el suelo que absorba líquidos derramados, cáscaras de piñones en el suelo, huesos de aceitunas - y por la noche recoge el aserrín con la escoba, y el suelo es limpio, reluciente, listo para el día siguiente mientras que sus huéspedes ya están de camino a casa, en el burro con las grandes alforjas a la derecha e izquierda, o en su motocicleta, con las mismas alforjas a la derecha e izquierda.
Los dos habían viajado desde su pueblo hasta Sevilla para escuchar al Chocolate, les importa, no van a la iglesia, quieren escuchar algo de verdá, entender, sentirse unidos, escuchar a alguien del que saben que vive de verdad! Uno empuja al otro, señala con su mentón  al vaso en su mano, el otro lo mira, entiende y toma la botella, desenrosca la cubierta y llena el vaso con Whisky que han traído contra el frío. El chico con el vaso se levanta, va hasta el escenario, ha olvidado a todos esos dignatarios, sólo ve al Chocolate, tan cerca, que tiembla un poco de frío, ¡el Whisky lo calentará!

Una leve sonrisa corre sobre la cara del Chocolate, conoce a los dos, ¡ahora se siente a gusto! Le toma el vaso de la mano, entiende lo que le quiere decir, lo bebe de un trago, y en la cara de alegría, gratitud y veneración del joven lee lo que va a cantar. Susurra al guitarrista: 'por Alegrías'...

El grito rítmico con que el Chocolate abre su cante - 'Tirititran tran tran, tiriti tran tran tran tran, tiriti tran tran trero Ay, tiriti tran tran tran tran tran!', este grito verdaderamente rompe una cortina, golpea un punto en el centro de mi corazón, en su puño toma prisionero tu entendimiento del tiempo, no te lo devuelve. ¡Así canta un ser humano, queridos amigos!

El guitarrista ha olvidado la tarde fría, sigue cada flexión en la voz del Chocolate, ya no estamos aquí, ¿adónde estamos? Sí, estamos aquí, en el patio del Alcázar de Sevilla, ¿pero cuando?
¿Estamos en el año 820, o 1200, o 1372? ¿Quien está escuchando, junto a ti? Ibn' Arabī, Zyriab, Ibn Rushd-Averroes, el médico de Córdoba? Estos dos chicos jornaleros también están aquí, con su botella de Whisky y los dos vasos.

Están todos aquí, en la voz del Chocolate. ¡Me has enseñado una linea, aquélla noche, querido amigo, gitano! La trayectoria que ha traído un movimiento - se extiende aún más, hasta hoy, e, ¡insh'allah!, ¿hasta donde llegará?

¡Una noche de menta y canela!

Freitag, 8. August 2014

Huellas en el Barrio Santa Cruz de Sevilla...(1)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!


Huellas en el Barrio Santa Cruz de Sevilla (1)

El aroma primaveral de flores de azahar me sube a la nariz, cuando pienso en el Barrio Santa Cruz, antiguo barrio judío de Sevilla. Durante dos años viví aquí, un tiempo inolvidable en mi vida. Las impresiones de aquella época, en 1977, no se desvanecieron, se han vuelto aún más vívidas con la edad, se renovaron, se profundizaron, se coloraban más intensamente en los treinta y siete años que han pasado desde entonces.

La capacidad de recordar se ha vuelto más profunda, más sutil, como un mosaico, en que he trabajado durante muchos años. Todavía me maravillo ante el empujón que me había llevado a un lugar donde me sentí en casa de una manera no experimentada anteriormente. 

Como si fuera hoy - cuando estaba caminando por los callejones estrechos y frescos, que protegían del sol ardiente con eficacia - mis ojos recorrieron siempre lo largo de las fachadas, siguiendo los detalles que captaban mi atención; persianas verdes, naranjos flanqueando las calles, mil macetas de flores, azulejos colorados ubicuos, fuentes que chorreaban en los patios. Y siempre parecía familiar lo que vi por primera vez, profundamente familiar, despertando en mi interior una sensación milagrosa de un profundo saber que al mismo tiempo produjo impresiones nuevas.

Y a menudo miré a las caras de quienes se acercaron, como si pudiera reconocer rasgos familiares, no en las de los amigos con los que me encontraba de vez en cuando por las tardes a tomar una caña; no, una cara más íntima, que venía de más lejos. Estas calles eran un lugar adecuado para encontrarla. Recuerdo muy precisamente, aunque el enigma no levantó su velo hasta muchos años después. 'Te doy un nombre, Petama', esta voz estaba al final de un largo ciclo entero de sueños cuando me estaba lentamente familiarizando con la vida aquí en Sevilla, y sentí que estaba ahora trabajando en lo que me acompañaría toda mi vida. El instrumento fue la guitarra, la música flamenca el campo en que el trabajo se llevó a cabo.

El Chocolate me despertó, con un golpe, me dijo con su cante: 'Bien, correcto, sigue buscando, encontrarás quien estás buscando', él despertó mis sentidos, puso delante de mí una brújula precisamente calibrada y alineada. Tales experiencias nos llevan a respirar profundamente, queridos amigos, para poder capturar cada átomo de oxigeno que flota delante de nosotros; lo necesitaremos, cada uno, para alcanzar lo que se hizo visible.

Fue en Abril; por lo general las temperaturas son ya muy agradables en Sevilla, por lo menos veinticinco grados. Pero aquella noche era fría, de verdad para tiritar de frío. Estuvimos sentados en el patio abierto del Alcázar, en sillas apretadas, delante estaba el escenario. La ocasión fue 'Una tarde en homenaje a Antonio Mairena'. Todos los dignatarios sevillanos habían venido, el alcalde, su esposa, los flamencos famosos en la primera fila, hombres con sombreros, mujeres con claveles en el pelo. Antonio Mairena fue un archivo vivo, conocía los cantes como nadie, conocía la historia de cada copla, como se creó, cuando se creó, donde se creó, y las cantó con una devoción que le había ganado el respeto en todos los pueblos donde vivían los flamencos, aunque la antigua rivalidad era palpable - es un payo, un non-gitano, un defecto congénito que se pegó a todos, por generaciones.

El primero que se había hecho un nombre entre los gitanos era Silverio Franconetti, vivió desde 1831 hasta 1889 en Sevilla. El padre de Franconetti, como su nombre dice, era un italiano de Roma que se había casado con María Concepción Aguilar de Alcalá de Guadaira. El chico Silverio siempre estaba en las fraguas de los gitanos, y así se enteró de todos los cantes. 

Un cierto día estalló Silverio, él mismo cantó, en medio de todos los expertos gitanos que sabían trazar en cada matiz de una voz si era genuina o fingida, y si alguien plagiaba cantando era irremediablemente cancelado de la lista de respeto.

Los transeúntes buscaban cada señal que lo traicionaría ser italiano, pero nadie encontró nada; gitanos son expertos en retener su admiración y mostrar una cara indiferente si quieren. Un carraspeo reveló que Silverio había movido sus corazones. Narrado queda, a través del nuevo milenio, el comentario de una vieja gitana: 'Sí, canta bien, pero tiene los pies muy grandes'.

Freitag, 1. August 2014

El Afilador con el Pase Anual (2)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!


El Afilador con el Pase Anual (2)

Se alegra simplemente, mi vecino. '¿En qué ha trabajado anteriormente?', le pregunto. Se estremece un poco, inspecciona mi cara otra vez, y su voz tiene un tono muy diferente, tamizado: 'Yo era afilador de cuchillos y tijeras y he viajado mucho; pero ahora, con la renta, afortunadamente es muy diverso, me da mucho placer viajar.' 'Oh, oh, ¡Usted habrá hecho muchas experiencias entonces! ¿Vivió ya en Zürich en aquél tiempo?' 'No, yo no he tenido apartamento, por más de treinta años, siempre pude dormir en los carros de los gitanos, cerca de Adliswil, o en el cantón de Grison, o cerca de Berna, también en la Suiza francesa, era mucho más práctico y costaba menos, siempre tenían una cama en una esquina; ¡no me hubiera podido permitir un apartamento con esa vida!'

'Hermoso, ¿ha seguido teniendo contacto con ellos?' '¡Ya no están, ni Fritz ni Maria, tampoco Ursula y Hanspeter en Vaz, ya se fueron todos!'

Ahora empieza a doler en el corazón, yo veo las huellas de tantas puertas cerradas que encontró en su larga vida - cuidao con los gitanos - marcan sus signos en la puerta del jardín, para sus semejantes, como advertencias, 'cuidado, perro,' o otro que promete sopa, pan y queso en una mesa de madera en un comedor caliente.

La providencia para ancianos es una verdadera bendición para él, se lo ve; está profundamente grato a la Confederación de volver su vida aguantable ahora, y rica, rica en viajes, experiencias en las que no tiene que tomarse sus precauciones y esperar que alguien le traiga sus tijeras o cuchillos a la puerta, entre los pocos que le han abierto su puerta.

Casi hubiéramos perdido nuestra estación - Hauptbahnhof, y él sigue haciendo señas cuando baja la escalera hacía el Shopville en sus viejos zapatos militares.


Las cosas valen la pena cuando las buscamos;
solo así conoceremos su valor.

Cuenco del Saki - del 9 de Abril

Necesitamos aquí un pequeño comentario de Murshid, Hazrat Inayat Khan (aquél con la barba cana y la túnica amarilla). El trabajo de su vida era hacernos entender lo que de verdad pertenece a nuestra propia vida; y porque lo hizo como indio y musulmán que había dejado su propia vida como músico de gran reputación en India, se vio cubierto de comentarios de nosotros, el auditorio occidental; los sabelotodos tienen gavetas llenas con ellos, no caminan ni dos metros. Sus comentarios le dejaban claro cuánto es importante entender el 'perderse' bien y correctamente - perderse crea la condición de hacer lo Uno bien y completo. Aquí su comentario sobre el aforismo:

A menudo la gente pregunta: '¿Cuanto tiempo tenemos que seguir adelante en el camino espiritual?' No hay límite en este camino, y sin embargo, cuando estemos listos, no necesitamos mucho tiempo. Un momento, y estamos allí. Qué cierto es lo que dijeron los sabios en los tiempos antiguos a sus alumnos: ¡No vayas directamente al templo, va primero cincuenta veces alrededor de él!' El significado de esto es: Cansate primero y luego entra. Entonces lo apreciarás. Empezamos a apreciar algo, cuando hemos hecho un esfuerzo para alcanzarlo. 


* * *

Queridos amigos, nuestro amigo el afilador iba de puerta en puerta, por toda su vida, ¡imaginaos esto! Qué pena que no tuve el tiempo de explorar algo con él, le hubiera preguntado: '¿Qué era lo más importante en Su profesión, qué es que le hizo un buen afilador?' ¿Qué hubiera contestado? Estoy seguro que sus respuestas hubieran sido muy precisos.


Nana - Manuel de Falla

Duérmete niño duerme,
duerme mi alma,
duérmete lucerito
de la mañana.

Nanita, nana,
Nanita, nana,
duérmete lucerito
de la mañana. 

Queridos amigos, si Maria o Ursula en el carro de los gitanos habían conocido esa canción, y a lo mejor, la han cantado a nuestro afilador; ¡Cuánto miedo al desprecio y pena sería derrubiado! Lo deseo de todo mi corazón que mi vecino del tranvía habrá podido vivir momentos como éstos, yo creo que los ha vivido! Su capacidad de saber guardar su júbilo lleva una larga historia de ser humano.

Donnerstag, 31. Juli 2014

Cuatro Fuentes de Forma

Enseñanzas Sufíes de Agosto 2014

... 'No era el deseo del tigre para ser un tigre, ni tampoco un mono escogió ser un mono, y no era la elección del infante de nacer un varón o una hembra'...

Tema: Forma, El Maestro de Tansen y Cuatro Fuentes de Forma

Desde 'Mysticism of Sound and Music' - Hazrat Inayat Khan

Freitag, 25. Juli 2014

El Afilador con el Pase Anual (1)

Extractos del libro 'Dost Chelo'

Amigos, estoy escribiendo un libro, su título 'Dost Chelo', en que quiero dar una idea de lo que era la amistad entre Hazrat Inayat Khan y su fiel compañero Muhammad Ali Khan. 
Cada vez que era tiempo de levantarse y cumplir con su tarea sagrada, Hazrat Inayat Khan dijo: 'Dost Chelo! Vámonos, amigo, la vida nos llama!'

Aquí un extracto de 'Dost Chelo', mucho placer!



El Afilador con el Pase Anual (1)


'Como podemos ver cuando nuestros ojos están abiertos,
podemos entender cuando nuestro corazón está abierto.

Cuenco del Saki - del 6 de Abril

Estamos a finales de Febrero, el año empieza a moverse, me alegro mucho. Fue un tanto particular el inicio de este año nuevo, no era claro como se desarrollaría. Hace un mes estuve en el hospital, con tres compañeros de destino en la misma habitación, y todavía no sabía con lo que me debería confrontar. Un cirujano en el hospital Triemli ha hecho un gran trabajo, me ha abierto la arteria ocluida en mi corazón otra vez, el corazón late libremente, de nuevo; y me sorprende mucho cuánto mi sentir ha cambiado desde entonces, profundizado. Una nueva vida regalada, así me siento, lo que parecía ya perdido ha vuelto otra vez. 

El alivio es grande, y la alegría de poder seguir trabajando un año más, escribir, componer, proporcionar sustancia al 'Petama Proyecto de los Mendigos Felices'; os quiero contar un poco de él, queridos amigos - naturalmente tiene también que ver con Dost Chelo.

Inmerso en esas reflexiones y sentimientos matutinos estoy sentado en el tranvía No 3 y sólo ahora me doy cuenta de mi vecino; un hombre pequeño, enjuto, con ojos chispeantes; lleva colgado una mochila, pantalones Manchester marrones, una camisa azul a cuadros y una cazadora con una pata de lobo amarilla en la manga; Jack Wolfskin lo vería probablemente con mucho gusto, porque yo también llevo un rompe-vientos impermeable igual, verde. Mi homólogo me había examinado desde hace unos minutos, algunas veces oí un gruñido suave, no le dí más importancia, pero ahora me doy cuenta que su gruñido tiene algo de un saludo, como en la manada de lobos, cuando los cachorros en la cueva esperan a que los grandes les lleven algo para comer, un gruñido de amistad. 

Ahora empieza a interesarme, mi vecino, tendrá unos setenta años, tiene las manos ásperas, y en él relumbra una alegría que casi no puede retener. 'Ayer hice un viaje desde Brig sobre los pasos alpinos hasta la Engadina, era un viaje maravilloso', dijo, cuando estaba seguro que yo le escuchaba. Estaba todavía lleno de impresiones. Me son familiares, estos seres humanos que pocas veces tienen la oportunidad de poder contar de lo que los mueve. Seguramente vive solo en un apartamento pequeño por una parte de la ciudad, ¡ojalá sabrá cocinar bien! Esa oportunidad de poder moverse libremente a través de la Suiza entera, gracias al GA, el Pase Anual, que cuesta 2700.-- francos por año para 'seniores', le da un sentimiento de libertad cuando el techo amenaza a caerle en su cabeza.

Obviamente es muy familiar con estas rutinas que a veces llevan consigo un día de amistad inesperada, entre Olten y Thun, al cambiar de tren; y mis preguntas le incitan a adivinar que yo debía ser igualmente familiar con estas rutinas.

'Pienso que usted tiene un Pase Anual y aprecia mucho esa libertad de poder zarpar simplemente cuando un primer rayo de sol le ilumina el amanecer, ¿es verdad?' La sonrisa ancha en su cara se estrecha aún más. 'Sísí, de verdad, vivimos en un país hermoso, ¡de verdad!' Si pudiera describir todas esas cosas que el cántaro de sus sentimientos guarda, murmuraría unas horas, por cierto.... '¿Pasó usted también por Andermatt, como se ve ahora?' No se había ni siquiera dado cuenta del Resort de Sawiris, pero me describe el centellear del sol sobre el Gemsstock, cuando la nieve transforma las montañas en seres todavía más brillantes que ya son. 'Sí, allí un campesino tiene una manada de Yaks tibetanos - lo he visitado una vez, y estas bestias gigantes estaban galopando hacía él con su gruñido típico - a toda velocidad, ¡muy impresionante! Yo estaba por esconderme detrás del campesino, pero eran muy atentos y confiados como perros, pero también capaces de defenderse cuando pidieron distancia.'